lunes, 19 de agosto de 2013

“DEJA LA QUEJA"”

La persona quejumbrosa ejerce una influencia negativa sobre los que lo rodean y puede llegar a ser muy desmotivadora. No te quejes, no culpes de todo a los demás ni los acuses. Si dejas de lado esta actitud de quejarte, contribuirás enormemente con el progreso de tu éxito, y verás un impacto muy positivo en tus relaciones interpersonales. 


Publicar un comentario