martes, 20 de agosto de 2013

“SÁCALE PROVECHO A CADA DÍA”

 Perseguir una meta es aprovechar las oportunidades de cada día antes de que se escurran entre los dedos. ¿Realmente no has tenido tiempo hoy para trabajar por tu éxito, ni un momento libre para ejecutar tu plan hacia el éxito? Medita en esas cosas que podrías dejar de hacer porque no te llevan a conseguir tus metas, y proponte reemplazarlas por actividades que si te den la posibilidad de avanzar hacia el logro de tus sueños. Recuerda, para lograr el éxito es necesario que sacrifiques cosas que te gustan hacer o tener, pero que en realidad no te llevan al destino que deseas.

Publicar un comentario